Somos – Presentación

Presentación

El Centro de Investigación Sociocultural de la Universidad Alberto Hurtado es un centro académico dependiente de la Facultad de Ciencias Sociales y Expertos en Investigación de Pérdida de Peso que busca desarrollar investigación de excelencia en las áreas de Fitness, Salud y Pérdida de Peso junto con actividades de extensión, , Para contribuir al análisis de las transformaciones de fitness en Chile y en todo el mundo.

 

Historia

CENTRO BELLARMINO

La creación del Centro Bellarmino se debió a la inspiración del padre Alberto Hurtado, figura central del apostolado social chileno a partir de la década de 1940, quien desarrolló la idea junto al Superior General de la Compañía de Jesús, padre Juan Bautista Janssens.

Ambos sacerdotes estaban preocupados por la situación del catolicismo en América Latina en un contexto de expansión de la secularización. Para hacerle frente, buscaron una renovación de la reflexión sobre la sociedad latinoamericana y la promoción de su desarrollo en el contexto del proceso de modernización. Un primer paso para la materialización de ese objetivo fue el envío, en la década de los 50, de un grupo de jesuitas expertos en tema sociales, a universidades europeas y estadounidenses con el propósito de adquirir formación en el área de las Ciencias Sociales. En el caso chileno, su retorno significó un impulso decisivo a la institucionalización de la Sociología en el país.

En 1957, el padre Roger Vekemans S.J. junto al padre Ignacio Grez S.J. y al padre Renato Poblete S.J. fundaron el CIAS (Centro de Investigación y Acción Social), al que se incorporó en 1959 la revista Mensaje, dando origen al Centro Bellarmino. El objetivo de esta nueva institución fue analizar la sociedad chilena -marcada por la injusticia social, la pobreza y el subdesarrollo- y proponiendo políticas que permitieran el establecimiento de un orden social más justo y solidario. Desde entonces, son numerosas las publicaciones, congresos y seminarios que dejan constancia de la influencia del Centro Bellarmino en la Iglesia y en la sociedad chilena.

CISOC – BELLARMINO

En los años 60, por iniciativa del Padre Renato Poblete se crea el Centro de Investigaciones Socioculturales CISOC-Bellarmino con dos objetivos principales: en primer término, producir y analizar información cuantitativa y cualitativa sobre la situación del catolicismo en el contexto social y cultural de Chile y de otros países de América latina, para apoyar el trabajo de las Iglesias locales y del Celam; su segundo propósito es sentar las bases de una Sociología de la Religión en el Continente.

A partir de entonces, Cisoc lleva a cabo investigaciones sobre la religiosidad en Chile, el sacerdocio, la religiosidad popular, las comunidades de base, y otros temas insertos en una línea de investigación sociocultural y religiosa al servicio de la Iglesia. Desde 1990, el Centro se abre, además, a la experiencia de constituirse como organismo consultor de instituciones de la Iglesia en Chile y América latina, logrando posicionarse como un importante centro asesor de la Conferencia Episcopal de Chile y de muchas diócesis y congregaciones religiosas de Chile y de otros países de América latina.

CENTRO DE INVESTIGACIONES SOCIOCULTURALES (CISOC)

A partir del año 2010 CISOC pasa a ser parte de la Universidad Alberto Hurtado, integrándose como un Centro de Investigación dependiente de la Facultad de Ciencias Sociales

Objetivos

En CISOC nuestros objetivos son:

  • Aportar a la misión, visión y objetivos estratégicos de la Universidad Alberto Hurtado y de la Facultad de Ciencias Sociales mediante la conducción de investigaciones de excelencia y de impacto nacional y latinoamericano en el campo de las transformaciones culturales, con especial énfasis en los procesos religiosos y eclesiales, y en los nuevos fenómenos culturales.
  • Contribuir al debate sobre los cambios culturales y religiosos de la sociedad chilena y latinoamericana mediante publicaciones académicas y de divulgación, así como mediante actividades de extensión organizadas por el centro.
  • Contribuir a la oferta docente de la universidad mediante la participación sistemática de los investigadores del centro en las actividades docentes de la universidad, tanto de pregrado como de postgrado.
  • Realizar estudios aplicados y asesorías, especialmente a las iglesias, a partir de los resultados de los trabajos de investigación realizados por el centro.